En conferencia de prensa en Aguascalientes, López Obrador pidió que no se malentienda su comentario del viernes en la Convención Bancaria, pues dijo que no fue una postura de mala fe ni para prefigurar un escenario de violencia. “No fue en ese sentido. No voy a llamar a la violencia, nunca lo he hecho. Ahí está lo expresado, que lo lean bien, y ojalá se difunda como lo dije, para que no se asuste nadie y se malinterpreten las cosas”, dijo.

“No es un señalamiento de mala fe. Di a conocer este asunto de que, los que hacen el fraude, sueltan al tigre, y luego nos piden que nosotros amarremos al tigre. Dimos a conocer eso, que ojalá se leyera bien, y entonces se han dedicado a malinterpretar lo que dije. Nosotros no queremos la violencia, nosotros luchamos por la vía pacífica. Nuestro movimiento nunca ha sido violento, no se ha roto un solo vidrio, para que haya una verdadera democracia”, aseveró.

Cuestionado sobre a quién se refería con soltar al tigre, el político tabasqueño refirió a quienes son los encargados de las elecciones y al gobierno federal, a quienes llamó a comprometerse que no promoverán un fraude electoral.

“El INE, el Tribunal Electoral, el presidente, a los dirigentes de los partidos, los dueños o directivos de los medios de comunicación. Una campaña por la democracia, por el respeto al voto, una campaña que podríamos llamar voto efectivo, sufragio efectivo, democracia efectiva”, dijo.

Por ello, aclaró que su dicho del viernes pasado tuvo la siguiente connotación: “si hacen un fraude, que los que lleven a cabo ese fraude, se hagan cargo de atender las protestas que seguramente se van a llevar a cabo de todo el pueblo. La gente ya no quiere fraude, quiere que haya democracia, entonces, es un llamado de atención respetuoso a los mapaches electorales y a sus jefes, a los que están acostumbrados a hacer fraudes, a pisotear la voluntad del pueblo, que ya vaya midiendo, tentándole el agua a los camotes. Es que estamos 20 puntos arriba, sería una barbaridad, un acto de irresponsabilidad de su parte apostar a un fraude electoral”, aseveró.

Que Meade y Anaya, sea asoleen

Respecto al nuevo llamado del candidato del PRI, José Antonio Meade, para que acepte un debate en el actual periodo de inter campaña, López Obrador reiteró que no acudirá, y mejor lo invitó a él, y al candidato del PAN, Ricardo Anaya, a recorrer el país para escuchar las necesidades ciudadanas.

“Yo voy a seguir informando sobre nuestra propuesta sin confrontarnos, sin pleitos; ellos están muy desesperados porque no les ha ido bien. Yo les aconsejaría que hicieran campaña ahora que viene ya el tiempo de campaña, que hable con la gente, es que no se asolean, no hablan con la gente, no salen de las oficinas, están blancos, no se queman, no están recorriendo el país.

“Solamente quieren hacer ruedas de prensa, no salen de las cabinas de radio dando entrevistas, pero no hablan con la gente, no visitan los estados. Si la República mexicana tiene 32 entidades federativas, no sólo la Ciudad de México. No salen de Polanco, de Las Lomas, no salen de la Ciudad de México”, aseveró.

Andrés Manuel López Obrador criticó al candidato del PAN, PRD y MC, Ricardo Anaya, por preferir hacer una gira por Estados Unidos y Alemania, en lugar de visitar las entidades del país.

“Creo que uno de los candidatos se fue a Europa y a otros países; ¿por qué no vienen Aguascalientes, a Zacatecas? Nada más quieren echarme montón a mí y decir que me faltan pantalones; eso sí calienta”, ironizó.

López Obrador afirmó que sus dos principales contrincantes están preocupados porque sus proyectos no logran la confianza de la ciudadanía, y porque incluso los empresarios empiezan a apoyarlo a él.

“No es que no les guste como hablo, no es que no les guste que yo no hable rápido, o que yo hable despacio, que no hable de corrido. No, es eso, no es el tono de voz, no es el habla de mi tierra, de mi agua, es que no quieren dejar de robar, no tiene llenadera, son muy rateros, muy ladrones, eso es todo. Que les pido, que se serenen, que se tranquilicen, que además ya no se puede mantener a este régimen corrupto, de privilegios”, aseveró.

“Sé que están nerviosos los adversarios, ya no puedo hablar de la mafia del poder, ni de achichincles de la mafia del poder, están nerviosos porque estamos 20 puntos arriba en las encuestas, y no levantan ni Meade ni Anaya, entonces esto los trae muy preocupados. Además, los empresarios nos están dando su apoyo, su confianza, en las reuniones que estamos llevando a cabo en todos los estados. Han estado receptivos, atentos, simpatizan, o si no simpatizan, nos respetan”, comentó.

Comentanos